Siguenos por Email

miércoles, 16 de noviembre de 2016

El Ayuntamiento de Barcelona debate sobre la necesidad de una protección jurídica especial para los vigilantes de la zona azul



Como sabéis ayer 16 de noviembre, se debatió sobre las agresiones de los vigilantes de la zona azul en la Comissió de Presidència, Drets de Ciutadania, Participació i Seguretat i Prevenció. En este sentido hemos de dar las gracias al Partido Popular por llevar a dicha comisión esta problemática, así como la comprensión que han tenido todos los partidos políticos respecto a las agresiones que sufre nuestro colectivo.

Teniendo la debida prudencia, la forma en que ha transcurrido el debate nos invita a pensar que el Ayuntamiento dará soporte a la iniciativa de la Sindica de Greuges de Barcelona, aunque esto sería un paso más, ya que debería ser el Parlament de Catalunya quien reforme la ley de la Carta Municipal para que se nos reconozca la condición de Agentes de la Autoridad en el ejercicio de sus funciones.


 No podemos más que estar contentos y agradecidos de cómo se han posicionado durante los 25 minutos de debate los diferentes grupos municipales que ya nos han recibido (CUP, Ciutadans, Partido Popular y CiU) y de los que ya tenemos concertada una reunión (ERC y PSC). En cuanto a Barcelona en Comú seguimos esperando contestación a la solicitud de reunión.

Destacar la presencia del Director General de BSM Ignasi Armengol que ha sido requerido para explicar la situación actual y que se está haciendo desde la dirección para atajar esta situación. Durante esas explicaciones hemos podido comprobar que la empresa insiste en considerar agresión sólo aquellas que pasan por la Mutua.

Entendemos que los más de 3.700 euros que costó el informe jurídico a la empresa “Peritos Judiciales” deberían servir, al menos, para ponerse de acuerdo en que se considera agresión, ya que las divide en dos y las define de la siguiente forma:

  • Agresión  verbal: principalmente  insultos  y  amenazas  que  pretenden  intimidar  o coaccionar.
  • Agresión física: implica el uso de la fuerza o instrumentos para causar un daño físico.

A ningún vigilante se le escapa que las agresiones sufridas a lo largo de este año son bastantes más de 16, seguramente superan el centenar como en años anteriores, y flaco favor nos hace a la hora exponer en su justa medida ante los responsables municipales la situación real que estamos viviendo en la calle. Todos y todas sabemos que cuando un vigilante rellena una hoja de “incidencia”, no lo hace por un simple insulto, lo hace cuando el insulto viene acompañado de una actitud agresiva, y que frecuentemente vienen acompañados de algún tipo de amenaza. En definitiva, las hojas de incidencia se rellenas tras una experiencia estresante, frecuentemente con alguna consecuencia psicológica, aunque sea el simple estado de ansiedad del momento sufrido.

En su intervención, el Sr. Armengol también ha afirmado que han realizado un informe interno, para enviar a los servicios jurídicos del Ayuntamiento para ver si a través de la regulación interna del Ayuntamiento es posible otorgar la condición de agentes de la autoridad. Informe que esperemos nos hagan llegar a la representación de los trabajadores para poder estudiarlo como merece.

Entendemos también que existe un debate sobre la conveniencia o no de que estos datos sean públicos, y de que se haga eco la prensa de esta problemática. Evidentemente, esto sólo podría afirmarse o desmentirse tras analizar los datos sobre la evolución de las agresiones después de hacerlos públicos, pero de lo que estamos absolutamente seguros, es que si no se expone en su cruda realidad ante los responsables municipales no verán la necesidad de tomar cartas en este asunto, ya que nadie trabaja para solucionar un problema si no sabe que existe.

Deciros también, que no sólo Barcelona se está movilizando por este problema, recientemente los compañeros de Iruña han salido a protestar a la calle, y ya lo hicieron en su día ciudades como Madrid.




En cualquier caso, y a modo de conclusión, entendemos muy positivo que se haya abierto el debate y que los diferentes partidos políticos estén comprendiendo la necesidad de otorgar una protección jurídica especial a los vigilantes de la zona azul, que sin duda sería deseable extender a los compañeros de la Grúa Municipal y Agentes Cívicos, trabajadores cuya función también es hacer cumplir las normativas de Ayuntamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario