Siguenos por Email

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Cambios en el Consejo de Administración de BSM



El pasado 19 de agosto se compuso el nuevo Consejo de Administración de BSM. Al ser una empresa 100% de capital público cuyo accionista único es el Ayuntamiento de Barcelona, el Consejo de Administración se compone en proporción a la representatividad que cada partído político tiene en el consistorio.

Los consejeros nombrados son: 

















Como nuevo Presidente de la compañía, fue nombrado el profesor de derecho constitucional en la Universidad de Barcelona y escritor argentino Gerardo Pisarello.

Actualmente, el Doctor en derecho, es el primer Teniente de Alcalde de Barcelona, Vicepresidente del Observatori DESC (derechos económicos, sociales y culturales) y autor de varios libros centrados en la temática de los derechos humanos, entre los que destacan “Vivienda para todos”, “Los derechos sociales y sus garantías” y el más reciente “La bestia sin bozal” un libro que versa sobre la defensa del derecho a la protesta. Además escribe artículos para Público.es, ElDiario.es y Sin Permiso.

Desde CCOO, esperamos que su paso por la presidencia de BSM haga honor a estos precedentes y ponga fin a problemas endémicos de esta compañía que, sin duda, transmitiremos al nuevo presidente en cuanto tengamos ocasión.

Las agresiones, la inseguridad, el acoso a los trabajadores enfermos por parte de los médicos policía, los impedimentos para asistir a la Mutua tras un accidente laboral con el fin ocultar la alta siniestrabilidad, la negación del derecho de las madres y padres a cuidar de sus hijos mediante una conciliación de la vida laboral y familiar, la precariedad e inestabilidad laboral, la falta de imparcialidad en las promociones, el amiguismo, la falta de un verdadero plan de igualdad, una auténtica valoración de riesgos psicosociales, etc… son problemas que queremos poner encima de la mesa.

También esperamos un cambio en la mentalidad del modelo de negocio, dejando de lado el puro y duro servilismo a los rendimientos económicos y priorizando el servicio a la ciudadanía que, sin duda, pasaría por la presencia permanente de trabajadores en los aparcamientos municipales, disminuir la presión de los trabajadores de grúas para que enganchen más, olvidarse del coche foto multa, retirar el área DUM, distinción a simple vista de las zonas exclusivas de residentes, etc…

Deciros también, que en la reunión del Comité de Empresa de ayer, la Sección Sindical de CCOO informó al resto de sindicatos de los cambios en el Consejo de Administración, y se debatió la necesidad de una reunión con el nuevo Presidente de la compañía, encontrando la oposición de una parte importante del Comité que lo considera una politización del Comité, opinión que CCOO no comparte puesto que en anteriores ocasiones ya nos hemos reunido con el PSC, CiU o PP. A nuestro entender eso no es politizar un Comité, eso es hablar con quien tiene verdadero poder para cambiar las cosas, puesto que el Ayuntamiento es el dueño de la empresa y por ende, son los políticos quienes mandan, así que la Sección Sindical de CCOO hoy mismo solicitará dicha reunión con la nueva presidencia.
 
Como sabéis, la Sección Sindical de CCOO apostó durante la campaña electoral por Barcelona en Comú como plataforma ciudadana, y que algunos de nuestros delegados han participado activamente en BeC, Podemos o Guanyem. Apoyo que esperamos no haya sido en vano y podamos ver solucionados, o como mínimo reducidos, los graves problemas que sufren los trabajadores de nuestra compañia.

Evidentemente desde CCOO intentaremos colaborar al máximo para conseguir estos fines, pero eso no debe confundir a nadie. Nuestra vocación es sindical y nuestro objetivo final la mejora de las condiciones de los trabajadores, no el servicio a la política, por lo que si en algún momento las esperanzas que depositamos en la nueva dirección se viesen defraudadas, sin duda nos tendrían al frente, junto a las trabajadoras y trabajadores de BSM que es nuestro sitio.

Entendemos que son muchos los problemas que pueden surgir, que Barcelona en Comú no tiene mayoría en el Consejo de Administración y que una transformación profunda hacia la mentalidad de gestión pública requiere tiempo y dedicación, por lo que seremos pacientes y proactivos. Pero sería imperdonable perder una oportunidad histórica para impulsar una gestión pública de verdadera vocación de servicio a la ciudadanía y de mejora de condiciones y derechos de los trabajadores, más aún a pocos meses de volver a negociar un convenio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario